Aves: mi loro grita (1’parte)

Grito loroLa capacidad de vocalizar es posiblemente uno de los rasgos más y menos entrañables en un loro como mascota. La popularidad de algunas especies de loros, como los grises africanos, se deriva de su capacidad para hablar, para imitar la voz humana y otros sonidos. Sin embargo, la capacidad de los loros para vocalizar y los patrones normales de vocalización a menudo se vuelven problemáticos para los propietarios de aves de compañía.

 

Loro gritosSe han observado varias características acerca de las vocalizaciones de psitácidas en la naturaleza que tienen relevancia para el manejo de estas aves como animal de compañía. El primero es el patrón diario de vocalización.

En la mayoría de las especies de loros, en especial los que comúnmente se tienen como mascotas, amazonas, guacamayos, etc, el grupo de aves estará tranquilo desde el atardecer hasta el amanecer siguiente. Al comenzar el día, el grupo vocaliza y vuela alrededor de la zona de descanso antes de salir a buscar comida. De nuevo, después de que las aves hayan regresado a la zona de descanso antes del ocaso, hay otro período de vocalización. En un entorno doméstico este patrón puede conducir a problemas, especialmente cuando las aves vocalizan al salir el sol y los propietarios o sus vecinos no están dispuestos a despertarse. Los propietarios a menudo se quejan de que su ave “grita” cuando llegan a casa del trabajo. Las vocalizaciones en este momento del día pueden ser debidas a una combinación de factores: el saludo de regreso de un “miembro del grupo” y, antes de la puesta del sol, vocalizaciones normales. El primer paso en el tratamiento de estos problemas es la educación del propietario.

Loro gritaLos dueños de loros como mascotas deben ser conscientes de que sus aves, no importa cuán unidos están con la gente, bien criados en cautividad o criados a mano, siguen siendo animales salvajes, con sus instintos. Generalmente, los loros como mascotas no cumplen con la definición de animales domesticados, no son genéticamente diferentes de los loros salvajes. Como punto de partida en el tratamiento de cualquier problema de comportamiento de aves de compañía, los propietarios deben entender que pueden ser capaces de modificar la expresión de las conductas normales de sus aves, pero no será capaz de erradicar por completo estos comportamientos.

En el caso de las vocalizaciones de la mañana y de la tarde, una vez que los dueños entiendan que sus aves vocalizarán dos veces al día, estarán listos para comenzar a dar forma a esos períodos de vocalización en otros más aceptables. La mayoría de las especies de loros que se mantienen como mascotas son tropicales o semi-tropicales. Para reproducir las condiciones naturales que deberían estar recibiendo cerca de 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad cada día. Una forma fácil de controlar la vocalización es controlar el ciclo de oscuridad/luz del ave. Cubriendo las jaulas o manteniendo a las aves para que duerman en una habitación oscura permite Loro dormidoa los propietarios establecer cuándo se produce “la salida del sol”. La mayoría de los loros no vocalizan por la mañana hasta después del amanecer. Del mismo modo, los propietarios pueden ser capaces de cambiar las vocalizaciones de noche controlando cuándo se produce “el ocaso”. Los propietarios también pueden redirigir estos períodos naturales de la vocalización en comportamientos más aceptables al ofrecer al ave otra actividad en esos momentos. Por ejemplo, en las noches, el propietario puede tomar ventaja de la propensión natural de las aves a vocalizar utilizando esos momentos para enseñar a las aves nuevas frases o sonidos que decir. Alternativamente, los propietarios pueden anticiparse y reducir algunas de las vocalizaciones, ofreciendo al ave un nuevo juguete o comida especial en los momentos en que es propenso a vocalizar. Es importante que el juguete o premio se ofrezca antes de que el pájaro empiece a vocalizar. Si no, el ave puede aprender que, por gritar, gana un premio.

Las vocalizaciones de loros salvajes incluyen “llamadas de alarma“, “llamadas de contacto“, “petición de alimentos” y “llamadas agonistas interespecíficas“. Muchas de estas vocalizaciones son aprendidas desde pollos por sus padres y compañeros del grupo.

Loro gritando

Un loro criado a mano no tendrá las mismas vocalizaciones de sus parientes silvestres, pero va a mostrar patrones similares de vocalizaciones y usos de las vocalizaciones. Debido a que casi todas las especies de psitácidas son altamente sociables, como habitantes de grupos de loros han desarrollado una variedad de vocalizaciones que emplean principalmente como forma de llamada. Estas sirven para identificar dónde se encuentran otros miembros del grupo para promover su unión. Cuando se separan del dueño las aves vocalizan. Inicialmente pueden producir “llamadas de contacto“, que puede progresar a vocalizaciones más angustiados y ansiosas si no reciben respuesta a las llamadas de contacto más tranquilas. En algunas aves esta vocalización pueden producirse cuando el dueño se va de casa. Otras aves pueden dar llamadas de contacto cada vez que sus propietarios desaparecen de su vista.

Loro gritoUna manera de abordar este problema es haciendo que el propietario mantenga contacto auditivo con el ave cuando se encuentre en otra parte de la casa. Para algunas aves esto puede ser tan simple como escuchar el silbido del propietario o hablar mientras en otra habitación. Las vocalizaciones del propietario no tienen por qué ser en respuesta a las llamadas de contacto de las aves, pero pueden comenzar cuando él o ella sale de la habitación antes de que el pájaro empieza a vocalizar. En casos más graves, el ave debe ser tratada por ansiedad por separación. Este tratamiento comienza con la reducción de la dependencia de las aves a su propietario, mientras que el propietario está en casa. Esto se logra mediante la limitación de las interacciones con el ave, haciendo que las interacciones sean más estructuradas a través de la educación basada en el refuerzo positivo, y proporcionando al loro alternativas a la interacción con el propietario. Estos sustitutos pueden ser juguetes que pueda masticar en especial dispensadores de alimentos, o golosinas especiales, especialmente los alimentos difíciles como los frutos secos o frutas enteras.

Otros estímulos visuales y auditivos, como la televisión o la radio, pueden ayudar a dar al loro otro foco de distracción. La otra parte de un plan de tratamiento de la ansiedad de separación se practica con una serie de salidas muy cortas para desensibilizar a las aves a que se sientan solas.

Entretenimiento loroEstas salidas deben ser lo suficientemente breves para que el ave no experimenta ansiedad. Durante estas salidas el loro está provisto de golosinas especiales y juguetes para darle distracciones o entretenimiento alternativas a llamar a su dueño.

Anuncios

Un pensamiento en “Aves: mi loro grita (1’parte)

  1. Pingback: Aves: mi loro grita (2′parte) | Juan Luis Sánchez de León Sierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s