Aves: mi loro grita (2’parte)

Loro chillaUna de las vocalizaciones más llamativas en cuanto a intensidad son las llamadas vocalizaciones de alarma“. Las vocalizaciones que sirven como llamadas de alarma se han identificado en un número de especies de loros.

Una mascota que emplea con frecuencia vocalizaciones de alarma puede ser muy molesta para las personas que tienen que vivir con o cerca del ave. Por otra parte, un loro que está vocalizando alarma con frecuencia es un problema de bienestar. Estas vocalizaciones se dan cuando el ave está en peligro. La presencia de las vocalizaciones de alarma frecuentes puede indicar una mala situación, en el que un ave se mantiene en un ambiente estresante.

El primer y más importante paso en el tratamiento de un loro con las llamadas de alarma excesivas es identificar y eliminar los estímulos que están provocando estas vocalizaciones. Estos estímulos pueden ser objetos inanimados en el entorno inmediato de las aves (por ejemplo, juguetes, equipamiento de jaula), o en cualquier lugar dentro de la línea de visión de las aves. Otros estímulos posibles son personas u otros animales. Recordando de la 1′ parte de este artículo, que los loros son animales silvestres, y que son una especie predada en la naturaleza, puede ayudar a identificar la fuente de la alarma del ave. Las vocalizaciones de alarma pueden ser provocadas por ver a depredadores potenciales, perros, gatos, aves rapaces, serpientes, etc en la casa, a través de una ventana, o en las fotografías o en la televisión. A menudo los loros emitirán vocalizaciones de alarma dirigidos a personas desconocidas o conocidas pero “menos favoritas”. Loro chillaSiempre que el pájaro no esté mostrando otros signos de mayor miedo o angustia significativos, tales como la intención de escapar de la zona, este comportamiento es mejor ignorarlo. Si la persona a la que va focalizada la alarma se dirige hacia el ave, ésta puede entrar en pánico o actuar de modo agresivo. Si el propietario u otra persona preferida de éste acude a él con la intención de calmarlo o tranquilizarlo, el ave está siendo recompensada por gritar con llamadas de alarma. Esto confirmará al ave que las llamadas de alarma sirven para conseguir la atención del dueño y puede producir que el ave aumente su frecuencia de llamadas simplemente como un comportamiento de búsqueda de atención y no por angustia.

Premio loroEn cambio, el dueño y las otras personas deben esperar hasta que el ave haya dejado de gritar y luego premiar al ave con una deliciosa golosina o un objeto para jugar con él. Pueden emitir llamadas de alarma en respuesta a estar en un nuevo lugar o a los cambios en un entorno familiarizado, tales como muebles nuevos u otros objetos movidos en la habitación. En este caso, “presentarle” al ave su entorno es a menudo suficiente para aliviar su sufrimiento. El propietario debe caminar por la habitación con el ave, hablándole  con una voz optimista, como si este viaje fuera de lo más divertido. El propietario puede tocar las cosas y suavemente mostrarlas al pájaro. La clave es que el propietario se muestre relajado con el entorno y hacer que el ave no se sienta amenazada. Nunca debe ser empujada hacia los objetos nuevos hasta que no se la vea preparada.

Juguetes lorosDespués de identificar cuál es la fuente del estímulo que le provoca miedo en su entorno, se vuelve a introducir lentamente a su jaula o pie, mientras se la recompensa por mantener la calma. El estímulo (objeto que teme) se introduce primero en una forma que no cause ninguna reacción. La distancia desde el estímulo debe utilizarse también para disminuir la intensidad del estímulo. La presencia del estímulo que le asusta combinada con una distracción (comida, juguetes, cosas para manipular con su pico, caricias,  o simplemte hablarle) pueden ser suficientes para que aumente su nivel de confianza frente al objeto extraño.

El castigo a utilizar, una forma de aislamiento social, se aprovecha de los recursos naturales gregarios de los loros. El instante en que el ave comienza una vocalización no deseada, todas las personas presentes deben dar la espalda al ave o incluso salir de la habitación, y así “aislar” al ave por un breve período (1 minuto es suficiente). La idea es enseñar al ave que la palabra o sonido en cuestión ya no consigue un respuesta positiva; sino que expulsa a la gente.

Grito loro

El motivo de consulta a menudo es simplemente que el ave “grita”. Aunque la historia clínica cuidadosa puede revelar que este es un problema que Guacamayoinvolucra a las vocalizaciones sobre todo de contacto (por ejemplo, la ansiedad de separación) o llamadas de alarma (por ejemplo, cuando hay visitantes en la casa), a veces es difícil determinar una causa de las vocalizaciones de problemas. En muchos de estos casos el problema es principalmente de vocalizaciones aprendidas. El loro ha aprendido que la gente le presta atención a un pájaro que grita. A menudo los propietarios se dan cuenta de que la atención que están prestando es negativa y deben dejar los gritos. Esto a menudo se compone de propietarios gritando a sus aves con la intención de “regañar” al loro. Algunos propietarios intentarán otras formas de castigo que no son apropiados y eficaces en claro si el problema continúa. En los casos la solución es la misma que para el ave que está diciendo palabras malsonantes o no deseadas; tratar de extinguir el comportamiento no deseado ignorándola. Algunos propietarios pueden interrumpir con éxito los gritos, cubriendo la jaula del pájaro. La jaula debe estar descubierta Guacamayoinmediatamente después de que el ave se calme y el pájaro se debe dar otras cosas como juguetes o alimentos para ocupar su tiempo. Otra forma de reducir el volumen de las vocalizaciones de un loro o vocalizaciones normales de mañana y tarde, es mediante la enseñanza de las aves a susurrar. Premiar al pájaro con atención, comida o juguetes para hablar en voz baja. Este enfoque permite a las aves para participar en un comportamiento normal, pero modifica ese comportamiento en una forma que es más aceptable.

Loro gritaEn casos aislados los gritos de loros se convierte en un comportamiento estereotipado. Como todos los comportamientos estereotipados esto puede ser considerado como una indicación de un problema de bienestar. Entre los factores desencadenantes se analizará el manejo de las aves, incluyendo, pero sin limitarse a la alimentación, fuente de agua, introducción en jaulas, ubicación de la jaula, la disponibilidad de los juguetes, la variedad de las perchas, ciclo de luz, y el contacto con otras aves o vistas a una calle ruidosa. Algunas de estas aves podrían necesitar medicación combinada con el tratamiento de modificación de conducta, similares a los utilizadas para tratar el picaje psicógeno.

Loro picaje

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s